Belleza

Mascarilla casera para una piel suave e hidratada. Especial para pieles secas y anti-envejecimiento.

Podemos obtener una piel suave y humectada a base de una mascarilla de miel con aceite de oliva.

La miel al igual que el aceite de oliva son poderosos hidratantes y humectantes, a parte el aceite de oliva dejará como resultado final una fina capa en tu piel protegiéndola contra los agentes externos como el frío, viento, etc que la resecan.

(Véase también las propiedades cosméticas del Aceite de oliva  y de La miel)

La aplicación de esta mascarilla aportará antioxidantes a tu piel y apoyará a frenar la aparición de los radicales libres, uno de los principales causantes de el envejecimiento de la piel.mascarilla piel seca aceite y miel

Necesitamos diluir:

  • 2 cucharadas pequeñas de miel en,
  • 1 cucharada pequeña de aceite de oliva

La aplicamos en rostro, cuello y escote y la dejamos actuar al menos unos 20 minutos. Es posible que notéis un leve picor en las zonas de la cara que tenéis más resecas, eso es que la mascarilla está actuando. Pasado el tiempo eliminar la mascarilla con agua fría ( aumentar la circulación de la sangre), tendréis la sensación de que por más agua que os echéis la mascarilla sigue en la piel, pero no, es la película protectora que ha formado el aceite.

IMG_3823

Por último, aplicaros la crema hidratante.

Podéis aplicárosla en cualquier parte del cuerpo que notéis áspera y reseca, como codos, rodillas, pies…

Obtendréis resultados increíbles.

 

 

Belleza, Salud

La miel

Energizante, antiséptica, humectante, cicatrizante, endulzante…

Sus propiedades nutritivas hacen de este alimento una poderosa arma contra los resfriados, los dolores de garganta y algunas afecciones de la piel.

www.miel_.com_.ar-que-es-la-mielRica en vitaminas, minerales esenciales como el calcio, cobre, hierro, magnesio, manganeso, fósforo, potasio, sodio y cinc; y aminoácidos. 

La miel es un poderoso anti-microbiano para combatir los resfriados en épocas de frío. Un tazón de leche o una infusión caliente con una cucharada de miel será un buen aliado para combatir los resfriados y a superar estados febriles combinada con zumo de limón.

Además,contiene antioxidantes por lo que es una aliada contra el envejecimiento que frena la aparición de radicales libres.

La miel funciona muy bien en conjunto con los aceites esenciales. Podemos usar pequeñas cantidades en ungüentos o mascarillas para el cuidado de las pieles secas, afecciones más graves, aliviar irritaciones o quemaduras causadas por el sol. Posee propiedades humectantes y cicatrizantes.

Elige miel de origen natural para beneficiarte de sus propiedades al 100%.

Véase Mascarilla para pieles grasas 

Aceites esenciales, Aromaterapia, Salud

Ylang Ylang

Resultado de imagen de ylang ylang

Cananga odorata.

El  nombre de Ylang Ylang significa  “Flor de las flores”.

El aceite esencial nos lo da un arbol tropical que crece en las Filipinas, Java, Sumatra y Madagascar. Existen variedades de flor rosa, malva y amarilla. El aceite varia desde casi incoloro hasta amarillo pálido. Su aroma es extremadamente pesado y dulce.

Efectos principales

– frena la respiración demasiado rapida y la taquicardia.

– ayuda a reducir la tension alta

– antidepresivo

– antiinfeccioso

– afrodisíaco, ayuda a personas con dificultades sexuales

– sedante, calmante y relajante

Su inhalación inmediata se puede usar en casos de que una persona se encuentre en choque, aterrorizado, ansioso o extremadamente encolerizado.

Se usa en perfumería y cosmética para pieles secas como grasas ya que es equilibradora sobre la secreción del sebo. Se piensa también que tiene un efecto tónico sobre el cuero cabelludo. Un dato curioso es que en el s.XIX se usó como ingrediente de un preparado capilar conocido como Aceite Macassar, el cual fue utilizado por las amas de casa de la época que necesitaban protectores de respaldos en sus sillas contra las manchas de aceites, de aquí los antimacasares.

Este es uno de los aceites esenciales que suelo usar durante una terapia de Reflexología Podal.

Cuidado con usar una concentración demasiado alta o su empleo por un tiempo demasiado largo puede dar lugar a náuseas y/o dolor de cabeza.

NOTA: un aceite esencial puro no puede aplicarse NUNCA directamente sobre la piel, es necesario mezclarlo con un aceite vegetal vehicular, ya sea de almendra, jojoba, avellana, etc.