Belleza

Mascarilla casera de naranja y yogurt.

Indicada para pieles grasas o con alguna zona grasa, pieles apagadas, acné leve (granitos), anti-envejecimiento.

mascarilla pieles grasas yogur y naranjaNecesitamos:

  • 2 cucharadas de yogurt natural
  • 1/4 de jugo de naranja

Al añadir un cítrico, en este caso la naranja, absorbe la grasa y ayuda a reducir los poros, también es antioxidante, reduciendo los radicales libres. Por otro lado,el yogur proporciona luminosidad a las pieles apagadas y es un blanqueante moderado para aquellas que tienen manchas en la piel.

Mezclamos y aplicamos la mascarilla en rostro y cuello durante unos 5-10 minutos.

IMG_3918-001

Podéis tocaros la cara al cabo de 5 minutos y si la notáis seca, retirar con agua fría y así activamos la circulación.

Otra mascarilla muy fácil y sencillita de elaborar 😉

Anuncios
Mantras, Meditación

Realizar una meditación en casa

Cuando meditamos, tenemos que estar presentes y silenciar la mente. Enfocar la atención a nuestra respiración natural.

Es muy fácil y simple meditar en nuestra casa o incluso en nuestra oficina (si no es muy ruidosa).

Elige un espacio lo más silencioso posible.  Ponte cómodo/a, sentado/a con la espalda  erguida, brazos algo separados del cuerpo, palmas de las manos mirando hacia arriba y con los ojos cerrados . Puede ser en el suelo, encima de un cojín o un Zafu  (véase la entrada Cómo usar un Zafu para la meditación). Tómate unos cinco minutos sintiendo la respiración. Dejemos que “el aire entre y salga naturalmente”  por la nariz, que no es lo mismo que “tomar aire”.

A continuación recítate a ti mismo/a en voz alta una frase (por ejemplo “hoy va a ser un gran día”) o un Mantra. Siente como vibra en tu cuerpo al recitarlo. Puedes acompañar el mantra con la visualización de un color ( por ejemplo el color correspondiente a un Chakra) para centrarte en ti misma si te resulta algo difícil.

Repite el mantra durante unos minutos, rebaja la intensidad de tu voz poco a poco hasta que te quedes con la mente en blanco, contigo misma. Acaba el ejercicio como lo has empezadao, constante de tu respiración natural.

Son tan solo 10-15 minutos al día. Es lo mínimo que nos deberíamos de dedicar a nosotros/as mismos/as. Sencillo y gratis.